perrotrabajo1
EL PERRO EN EL TRABAJO RURAL
perrotrabajo3


Fuentes de la siguiente nota: Alfredo Verón*. 2005. Revista Apartando.
*Instructor canino, especializado en adiestramiento de perros para tareas rurales.
www.produccion-animal.com.ar
PERROS DE ARREO Y APARTE
Los perros casi siempre acompañan a los hombres a caballo que trabajan con la hacienda, pero no siempre son una verdadera ayuda. Difícilmente un perro no debidamente adiestrado sea capaz de volver al rodeo un novillo que se escapó y mucho menos los perros sin "escuela" son buenos colaboradores a la hora de apartar. En los corrales es aún más evidente el problema; los perros torean y "garronean" muchas veces sin ton ni son, y hasta complican el trabajo. Hoy existen técnicas de adiestramiento que permiten contar con perros útiles para las tareas corrientes en los campos de invernada y hasta en los tambos; perros que no lastiman a los animales, y que trabajan manteniendo tranquilos a los novillos que se arrean o encierran. Un hombre con dos buenos perros puede manejar una tropa de 500 novillos.
En los últimos 10 años se ha avanzado notablemente en el estudio del comportamiento animal (etología), y muy especialmente en la cinoetología, (estudio del comportamiento de los perros).
Actualmente, en el adiestramiento canino, lejos de dejar de lado la parte instintiva animal, lo que se busca es aprovechar toda su potencialidad, dándole la importancia que realmente tiene a la hora de seleccionar perros útiles. Estos deben trabajar naturalmente, y se debe notar a simple vista que disfrutan haciendo lo que se les ha enseñado.
Los ganaderos y su personal valoran a los perros que saben trabajar, pero ya no es suficiente conformarse con el simple instinto de los mismos, tan extraordinariamente demostrado en los perros ovejeros. Ahora hay métodos de entrenamiento, basados en la etología, que permiten optimizar la utilización de los perros para el trabajo en el campo. Los perros entrenados permiten, por ejemplo, el movimiento entre potreros y el arreo hacia corrales (aún en los campos de monte) sin necesidad de gritos ni corridas para volver al grupo un animal que se ha "cortado". También se utiliza a perros adiestrados para llevar las vacas lecheras al lugar de ordeño. En todos los casos se trabaja con la haciendo mucho menos "estresada", lo que atendiendo también a la etología bovina resulta en mejores índices reproductivos. Evitar el estrés en los animales significa menos pérdida de peso los días de trabajo en corrales, menos mermas en producción láctea por ordeñar vacas nerviosas y hasta mejores índices de fertilidad si las vacas están tranquilas al momento de la inseminación artificial. Sin duda, los movimientos que deben realizar los perros que trabajan con hacienda lechera deberán ser mucho más lentos y afinados, y para lograrlo es necesario un adecuado entrenamiento.
Quizás no debamos decir más "nada de perros en el tambo" y en cambio busquemos la forma de tener perros útiles, que ayuden al trabajador rural sin lastimar ni asustar a las vacas lecheras.
RAZAS Y ESPECIALIDADES
Al elegir un perro para el trabajo es importante tener en cuenta las líneas de sangre. Se deben buscar líneas que posean probado instinto para la tarea que deberán realizar.
Los Border Collie, por ejemplo, son ideales para el trabajo con todo tipo de hacienda bovina en lo que hace a funciones de arreo y aparte. Un solo hombre a caballo puede manejar eficientemente una tropa de 500 novillos con la compañía de dos "Border", y es ésta la raza que más se adapta para trabajar en los tambos.
Otra tarea para la que es posible adiestrar un perro es la prevención del cuatrerismo. Los perros elegidos deberán tener instinto de guardia y de boyeros, cualidades de los "Rottweiler", los Pastores de los Pirineos y los Pastores Húngaros.
PERRO "BOYERO"
Conocidas son las múltiples tareas que son capaces de realizar los perros en los establecimientos ganaderos, pero no todos saben que existen caninos capaces de colaborar, y muy eficientemente, en la lucha contra el abigeato. El cuatrerismo no es muy distinto a otros robos, y la reacción de los perros cuando personas extrañas entran a robar a una casa no es muy diferente a la de los perros entrenados para el trabajo de "boyero nocturno"La diferencia está en que, sin adiestramiento, ningún perro se queda naturalmente despierto y atento a un potrero mientras que el hombre que lo tiene a cargo está durmiendo en su casa. Estos guardianes son entrenados también para despertar a la persona responsable de la hacienda cuando suceden hechos extraños en el potrero en que trabajan.
Para entender cómo es posible que haya perros boyeros nocturnos, capaces de prevenir el robo de hacienda, hay que entender el comportamiento onírico del "mejor amigo". Un perro entrenado para trabajar de "sereno" no se duerme hasta bien entrada la madrugada; pocas horas de sueño durante el día le alcanzan para velar por la noche en los potreros donde se encuentra el ganado.
Mediante un adecuado entrenamiento es posible condicionar al animal para "ponerlo a trabajar" cuando es necesario. Un perro sin escuela pasa la noche en la casa del encargado o del puestero, un perro entrenado se queda en el potrero que el hombre le designe para hacer su trabajo de boyero y verdadero custodio de la hacienda.
Hay perros genéticamente mejores para esta tarea. Aquellos poco aptos pueden aprender a permanecer en un potrero por la noche, pero muy probablemente molesten a los animales que están cuidando. También pueden alterarse con facilidad por cualquier suceso normal, como la presencia de algún animal inofensivo (liebres, peludos, etc.). estos perros sin condiciones para el trabajo ladrarán ante cualquier movimiento, aún los más frecuentes. Un perro entrenado solamente reaccionará con actitudes de guardián si personas desconocidas, vehículos o animales depredadores, como un puma, se acercan al ganado que están cuidando.

¿QuÉ HACE EL PERRO ENTRENADO?
♦ El perro entrenado para esta tarea no duerme en la casa, se queda despierto en el potrero donde hay hacienda que cuidar.

♦ Cuando personas, vehículos o depredadores se acercan al lugar donde están los animales, éstos entran en movimiento por un estado de nerviosismo; los guardianes reaccionan como cualquier perro (ladran y enfrentan a los intrusos), pero no lo hacen si suceden cosas comunes que no impliquen peligro alguno.

♦ El perro adiestrado, una vez que "se hizo ver", se dirige a la casa del encargado y lo despierta.
Existen razas caninas que son más aptas que otras para cuidar la hacienda; están son la Rottweiler, algunos Pastores como el Pastor de los Pirineos, Pastor Húngaro y algunas líneas de ovejeros alemanes. Estos ejemplares deberán ser puros, zootécnicamente hablando, sin ningún tipo de cruzamiento en su sangre. Esto brinda la seguridad de que genéticamente responderán a un patrón buscado.
Es muy importante el temperamento. Se buscan perros bien equilibrados, que son adiestrados para que convivan en armonía con la hacienda. El adiestramiento es básicamente un buen condicionamiento realizado con bases etológicas. Así se logra un equilibrio entre la hacienda y sus cuidadores nocturnos, que se convierten en fieles guardianes.



VOLVER AL MENU PRINCIPAL
VOLVER A ESPACIO VETERINARIO