uveitisfoto1

PATOLOGÍAS

UVEÍTIS EQUINA RECURRENTE
uveitisfoto2

Fuentes de la siguiente nota: Dr. Orestes Leites. 2007. Laboratorios Santa Elena, Uruguay.
www.produccion-animal.com.ar
INTRODUCCIÓN
La uveítis recurrente equina, también conocida como ceguera de la luna u oftalmia periódica por su característica evolutiva de aparecer en determinados períodos y en otros desaparecer es la causa más común de ceguera en los equinos.
Este cuadro oftalmológico es conocido desde la antigüedad siendo relacionado a los ciclos lunares; se dice que los veterinarios de Alejandro Magno ya la conocían, siendo la causa de pérdidas de ejemplares por perdida de visión.
Se trata de un proceso inflamatorio producido en la uvea (iris, cuerpo ciliar y coroides) del globo ocular, probablemente inmunomediado que produce el deterioro de la barrera sangre humor acuoso en el segmento anterior uveal preferentemente.
Si bien todas las especies podemos padecer dicha enfermedad, los equinos son muy mal diagnosticados en tiempo y forma siendo el deterioro visual muy importante antes de que los dueños de los animales se den cuenta de que su equino presenta un problema ocular que le dificulta la visión o que no ve.
LAS CAUSAS
Pueden ser muy variadas y dentro de los posibles agentes causales capaces de producir tales efectos figuran bacterias, virus, parásitos o traumas en el globo ocular.
En nuestro país y de acuerdo a la casuística del suscripto, el cual es consultado por oftalmopatias y de acuerdo a los análisis de laboratorios realizados, el principal agente etiológico es una bacteria llamada Leptospira, de las que se conocen una variedad de especies muy importante de las cuales hemos podido identificar L. icterohemorragiae, L. gripotyphosa, L. pomona, L. bratislava... entre otras. Es de hacer notar que la Leptospira es transmitida por roedores y animales silvestres que habitan lugares comunes con nuestros pacientes, generalmente lugares bajos y húmedos y que a través de las heces y la orina contaminan los alimentos y el agua.
LOS SÍNTOMAS
Pueden ser muy variados, desde sintomatología general como fiebre, aborto, inapetencia, orina sanguinolenta, ictericia, etc., como sintomatología ocular en la que se destaca la fotofobia (intolerancia a la luz) epífora (salida de lágrima de la comisura palpebral) disminución del diámetro de la pupila (miosis) la cual puede ser uni o bilateral. Hipopión (presencia de pus en la cámara anterior), hipema ( sangre en cámara anterior) e intolerancia a que le toquen el ojo por el dolor, fundamentalmente en la etapa aguda del proceso.
Luego que el proceso evoluciona a la cronicidad los signos cambian, el animal pierde la visión del ojo afectado y si se observa el ojo veremos cataratas (perdida de transparencia del cristalino) el cual se ve de color blanco o sinequias (adherencias entre el iris y el cristalino).
EL DIAGNÓSTICO
Siempre debe realizarse con la confirmación del laboratorio al cual le solicitaremos estudios serológicos que nos orienten al diagnostico etiológico tales como perfil bioquímica del suero, urianálisis, test de leptospira, toxoplasma y brucella así como estudios coproparasitarios.
EL TRATAMIENTO
debe estar dirigido a la prevención para lo cual se debe evitar el contacto de los roedores con los alimentos de los equinos así como realizar la inmunización de los mismos.
Luego que los pacientes presenten patologías oculares; el tratamiento es el específico de la lesión presente, el cual debe estar en manos de profesionales entrenados para tales efectos.



VOLVER AL MENU PRINCIPAL
VOLVER A ESPACIO VETERINARIO