ZOONOSIS


                    Prevenir, informar y advertir para no lamentar.
Desde nuestros comienzos, hemos izado estas banderas y en esta nueva etapa en que llegamos también al público en general, y que consideramos una mayor responsabilidad y un desafío al que no queremos eludir, continuaremos como hasta ahora generando en los ámbitos profesionales y comerciales todo aquello que ayude a una mejor calidad de vida y tienda a la excelencia y la jerarquización. No cejaremos en nuestro cometido de llevar el conocimiento a todos los rincones de nuestro país. Cuanto menor sea la ignorancia mayores posibilidades de una mejor calidad de vida tendremos. La tarea de educar, sin duda es el primer paso para la prevención. Seguros estamos que estas entregas que iniciamos con esta edición sobre Zoonosis habrán de ayudar a difundir lo que es necesario para acompañar los esfuerzos que desde muchos ámbitos se hacen para lograr esclarecer y brindar todo aquello que el ser humano precisa.
Nuestro país se caracteriza y destaca por la calidad de sus científicos y profesionales y una vez más ha sido escenario de manifestaciones y trabajos en pos de una mejor calidad de vida, ha recibido personalidades relevantes de todo el mundo quienes a los científicos y estudiosos locales han trabajado los días 8-9 y 10 de junio de 2011. Trabajar en beneficio de la salud pública determina pasos firmes al progreso. Con una buena salud la Nación ahorra divisas y la población recibe sus beneficios. Excelente. Nuestras felicitaciones a la ASOCIACIÓN ARGENTINA DE ZOONOSIS que organizó dicho evento.

Según Wikipedia, Una zoonosis es cualquier enfermedad que puede transmitirse de animales a seres humanos . La palabra se deriva del griego zoon (animal) y nosos (enfermedad). Se trata de enfermedades que afectan generalmente a los animales vertebrados, incluyendo al hombre. El campo interdisciplinario que emerge de la medicina de la conservación, que integra la veterinaria humana y ciencias ambientales, se refiere en gran parte a zoonosis. Si se puede transmitir de personas a animales se trata de una zooantroponosis. Aunque estrictamente hablando se tiende a definir como zoonosis solo a las patologías infectocontagiosas que se transmiten desde otros vertebrados a los seres humanos antropozoonosis, en la práctica el concepto amplio de zoonosis es el de toda enfermedad que se transmite entre diversas especies animales, atravesando la barrera específica.
Tomamos informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para acercar an ustedes conceptos sobre:
RABIA
Para dar comienzo a esta serie de entregas, tomamos los conceptos básicos de esta enfermedad que si bien es conocida y su gravedad tenida en cuenta, es imprescindible continuar aportando datos y ampliando el “abanico” informativo así no dejamos lugar al dicho que LO SABIDO POR SABIDO CALLADO Y POR CALLADO OLVIDADO.

DATOS Y CIFRAS
Hay rabia en más de 150 países y territorios.
Cada año mueren de rabia más de 55 000 personas en todo el mundo.
El 40% de las personas mordidas por animales presuntamente rabiosos son menores de 15 años.
Los perros están en el origen del 99% de las muertes humanas por rabia.
La limpieza de la herida y la inmunización en las horas siguientes al contacto con un animal presuntamente rabioso pueden evitar la aparición de la enfermedad y la muerte.

tablazoonosis

Cada año más de 15 millones de personas reciben profilaxis posexposición para evitar la enfermedad, y se calcula que esto ahorra 327 000 muertes anuales.

DIAGNÓSTICO
No hay pruebas para diagnosticar la rabia en el ser humano antes de la aparición de las manifestaciones clínicas, y el diagnóstico clínico puede resultar difícil, a no ser que haya signos específicos, como la hidrofobia o la aerofobia. Tras la muerte, la técnica diagnóstica convencional consiste en la detección de antígenos del virus de la rabia en el tejido cerebral con anticuerpos fluorescentes.

TRANSMISIÓN
El ser humano se infecta a través de la piel tras mordeduras o arañazos por animales infectados. El perro, principal huésped y transmisor de la rabia, es la fuente de la infección en la totalidad de los 55 000 casos

mortales de rabia humana que se producen anualmente en Asia y África.
El perro, principal huésped y transmisor de la rabia, es la fuente de la infección en la totalidad de los 55 000 casos mortales de rabia humana que se producen anualmente en Asia y África.
En los Estados Unidos de América y el Canadá, la fuente de la mayoría de los casos humanos mortales es el murciélago. La rabia del murciélago también se ha convertido recientemente en una amenaza para la salud pública en Australia, América Latina y Europa Occidental. Las muertes humanas tras la exposición a zorros, mapaches, mofetas, chacales, mangostas y otros huéspedes carnívoros salvajes son muy raras.
También puede haber transmisión al ser humano en caso de contacto directo de material infeccioso (generalmente saliva) con mucosas o heridas cutáneas recientes. La transmisión de persona a persona por mordeduras es teóricamente posible, pero nunca se ha confirmado.
Aunque es raro, también puede contraerse la rabia por trasplante de órganos infectados o inhalación de aerosoles que contengan el virus. La ingestión de carne cruda o de otros tejidos de animales infectados no es fuente de infección humana.
Tratamiento posexposición.
La administración de un tratamiento eficaz poco después de la exposición (en los días siguientes, y cuanto antes mejor) puede prevenir la aparición de síntomas y la muerte.
La prevención posexposición consiste en el tratamiento local de la herida, la administración de inmunoglobulina antirrábica (si está indicada) y la vacunación inmediata.
Tratamiento local de la herida
Un medio de protección eficaz consiste en eliminar el virus de la rabia del lugar de la infección con métodos químicos o físicos. Por consiguiente, resulta muy importante proceder rápidamente al tratamiento local de todas las mordeduras y arañazos que puedan estar contaminados por el virus de la rabia. Los primeros auxilios recomendados consisten en el lavado inmediato y concienzudo de la herida durante un mínimo de 15 minutos con agua y jabón, detergente, povidona yodada u otras sustancias que maten al virus de la rabia.
Centro de Prensa de la OMS Tel.: +41 22 791 2222
E-mail: mediainquiries@who.int

continuaremos en la próxima edición

rabia2

rabia60



VOLVER AL MENU PRINCIPAL
VOLVER A ESPACIO VETERINARIO